Las mujeres y la literatura

2907223_640px

El día 8 de marzo, celebrábamos el Día Internacional de la Mujer. La lucha por la igualdad es algo que ha de hacerse día a día, en el trabajo, en casa, en la calle, en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. A lo largo de la historia, la mujer, junto a otros grupos marginales, se había visto desplazada a un segundo plano, su papel era muy limitado en la sociedad. En el caso de la literatura, vemos que predominan los hombres, parece ser que, hasta bien entrado el siglo XX, la literatura era algo exclusivo de hombres blancos cristianos. Sin embargo, hay un momento en que estos grupos marginales (homosexuales, mujeres, negros etc.) comienzan a reivindicar su papel en la sociedad, de este modo, surgen movimientos como: el feminismo, los black studies o los gay studies. A pesar de esto y de la gran evolución y aceptación que han tenido estos movimientos, todavía queda mucho camino por recorrer, todavía vemos desigualdades en los puestos de trabajo, racismo, agresiones homófobas, etc. Por desgracia, no es de extrañar escuchar en las noticias la muerte de una mujer por violencia de género, el acoso hacia jóvenes transexuales, la discriminación hacia un ciudadano por su religión o procedencia… Por este motivo, es importante reivindicar la igualdad, la igualdad para todos y en todos los aspectos porque, ante todo, somos personas. Como no puedo realizar un recorrido por todas las mujeres que han tenido un papel importante para la literatura, he decidido traeros una pequeña selección de tres mujeres que, en mi opinión, son relevantes tanto para la literatura como para el pensamiento feminista.

Safo

4254585719_f7b15cbe02_z

Safo de Lesbos fue una poetisa griega cuya obra nos ha llegado incompleta, sin embargo, se incluye en la lista de los nueve poetas líricos. Se cree que Safo pertenecía a la aristocracia y era homosexual. Se piensa que fundó una escuela en la que ella instruía a sus alumnas y convivían en un ambiente relajado dedicado al arte. Ella enseñaba a sus discípulas a leer poesía, a contemplar el arte, a recitar… La idea de que Safo era homosexual surge de la lectura de su obra, donde podemos intuir que Safo había mantenido relaciones con sus alumnas. Además, era muy devota de Afrodita, diosa de la que habla en algunos de sus versos, uno de sus poemas más conocidos es la Oda a Afrodita. En realidad, conocemos muy pocos datos de esta poetisa y su obra nos ha llegado completamente fragmentada, el poema más completo es, precisamente, la Oda a Afrodita. En él, Safo le suplica a la diosa Afrodita por un amor no correspondido, no se sabe con certeza si se trata de un hombre o una mujer debido a que, como hemos dicho, la poesía de Safo nos ha llegado fragmentada. Cabe destacar que, además de los versos, hemos heredado de Safo la denominada estrofa sáfica y el endecasílabo sáfico, es decir, un verso endecasílabo cuyos acentos recaen sobre la 4º, la 8º y la 10º sílaba. Por su parte la estrofa sáfica está compuesta por 3 versos endecasílabos sáficos y un pentasílabo adónico con acento en la primera sílaba. Debido a su homosexualidad, es considerada como uno de los símbolos del amor entre mujeres.

Chassériau,_Théodore_-_Sappho_Leaping_into_the_Sea_from_the_Leucadian_Promontory_-_c._1840

Oda a Afrodita

¡Oh, tú en cien tronos Afrodita reina,
Hija de Zeus, inmortal, dolosa:
No me acongojes con pesar y sexo
Ruégote, Cipria!

Antes acude como en otros días,
Mi voz oyendo y mi encendido ruego;
Por mi dejaste la del padre Zeus
Alta morada.

El áureo carro que veloces llevan
Lindos gorriones, sacudiendo el ala,
Al negro suelo, desde el éter puro
Raudo bajaba.

Y tú ¡Oh, dichosa! en tu inmortal semblante
Te sonreías: ¿Para qué me llamas?
¿Cuál es tu anhelo? ¿Qué padeces hora?
—me preguntabas—

¿Arde de nuevo el corazón inquieto?
¿A quién pretendes enredar en suave
Lazo de amores? ¿Quién tu red evita,
Mísera Safo?

Que si te huye, tornará a tus brazos,
Y más propicio ofreceráte dones,
Y cuando esquives el ardiente beso,
Querrá besarte.

Ven, pues, ¡Oh diosa! y mis anhelos cumple,
Liberta el alma de su dura pena;
Cual protectora, en la batalla lidia
Siempre a mi lado.

 

Mary Wollstonecraft

Mary-Wollstonecraft-Gran-Bretaña-Quien-ha-erigido

Mary Wollstonecraft nació en 1759 en Londres, es una figura imprescindible del pensamiento feminista, fue filósofa y escritora. Contrajo matrimonio con el también filósofo William Godwin, uno de los precursores del anarquismo, tuvieron una hija, Mary Shelley, autora de Frankenstein. Sus ideas filosóficas y su reivindicación de la mujer la convierten en una de las madres del feminismo y sirvió de inspiración a generaciones posteriores. Entre sus obras destacan: Vindicación de los derechos de la mujer Vindicación de los derechos del hombre. Una de las cosas que criticó Wollstonecraft fue la publicación de la Declaración Universal de los derechos del hombre y del ciudadano porque, para ella, este texto no pensaba en la mujer y, por tanto, debía completarse. Para Wollstonecraft, hombres y mujeres eran iguales y ambos eran seres racionales, por tanto, debía reivindicarse la desigualdad existente en la sociedad de su tiempo. El principal problema residía en la educación, hombres y mujeres no eran educados de la misma forma y esto hacía que las mujeres parecieran más débiles ante los hombres. La educación era algo que preocupaba mucho a Wollstonecraft, por ello, no es de extrañar que una de sus primeras obras lleve por título Reflexiones sobre la educación de las hijas. Sin embargo, esta autora no pedía el derecho a voto de las mujeres y tampoco podemos llamarla feminista porque este es un término que apareció posteriormente. Lo que sí es cierto es que fue una de las primeras mujeres en reivindicar los derechos de las mismas, aunque no del modo en que lo concebimos actualmente, pero debemos tener en cuenta que Wollstonecraft era una mujer del siglo XVIII y, como consecuencia, su educación había sido muy distinta a la nuestra. A pesar de ello, demostró que podía independizarse y ganarse la vida como escritora en un periodo donde esto no era algo habitual.

Virginia Woolf

Virginia Woolf

Virginia Woolf nació en Londres en 1882, es una de las escritoras más influyentes del siglo XX. Su obra es de las más estudiadas y reconocidas en todo el mundo, además, ha sido vista como una de las principales representantes del movimiento feminista. Destaca su obra Una habitación propia, donde realiza una profunda reflexión acerca de las mujeres y la literatura.  Aquí, nos habla de la mujer, su educación, su presencia en la escritura, el papel en los hogares, el matrimonio, la profesionalidad, etc. Cuenta los problemas y conflictos a los que se enfrenta una mujer desde que nace. Desarrolla la androginia, el estado perfecto entre mujer y hombre, no hay que verse como enemigos, sino como complementarios.  Por supuesto, plantea el problema que tiene una mujer para escribir una buena novela, irá argumentando sus ideas hasta llegar a la conclusión de que lo que necesita una mujer es una habitación propia, la mujer tiene que ser independiente profesional y económicamente. Otra obra interesante de esta autora es Orlando, en ella, nos presenta a un hombre de éxito  que aspira a convertirse en senador, sin embargo, sufre una metamorfosis, se convierte en mujer. A partir de este momento, deberá enfrentarse a los problemas de las mujeres y verá cómo su sueño de ser senador se va frustrando por su condición de mujer. Es interesante ver cómo esta reflexión la realiza desde un personaje masculino, que nace con todos los derechos de los hombres y que, al convertirse en mujer, verá cómo su vida cambia completamente. Un dato interesante de esta obra es que, en inglés, los pronombres posesivos diferencian el género, algo que no ocurre en español y que, como consecuencia, conlleva un problema de traducción. Esta obra, además, fue traducida por el escritor argentino Jorge Luis Borges.

“Cuanto podía ofreceros era una opinión sobre un punto sin demasiada importancia: que una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas; (…) las mujeres y las novelas siguen siendo, en lo que a mí respecta, problemas sin resolver”.

Espero que os haya gustado la entrada y que sigamos luchando día a día para lograr esa igualdad que, como personas, todos merecemos. Os dejo unos enlaces a dos entradas anteriores que tienen relación con algunos de los temas que hemos estado comentando:

https://palabrasenmascaradas.wordpress.com/2015/10/29/frankenstein-o-el-moderno-prometeo/

https://palabrasenmascaradas.wordpress.com/2015/11/25/el-amor-no-duele/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s