Síndromes literarios

Una de las cosas que más me gusta de la literatura es su vinculación con la vida cotidiana, con la psicología, con otras artes como el cine o la música, etc. Hoy vamos a ver una serie de síndromes que, por sus características, han adoptado el nombre de novelas o personajes literarios muy influyentes y conocidos en todo el mundo.

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Todos conocemos la famosa historia de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll, pero ¿qué tiene que ver con este síndrome? Su nombre técnico es la micropsia, un trastorno neurológico que afecta a la percepción visual, y que, parece ser, padecía el autor de esta novela. Gracias a esta enfermedad obtuvo la inspiración para crear el mundo descrito en Alicia en el País de las Maravillas, un mundo de fantasía. Este trastorno hace percibir los objetos mucho más pequeños de lo que realmente son, por este motivo, Alicia debe empequeñecer mediante una poción para entrar en el País de las Maravillas.

Síndrome de Rapunzel

Paisaje-Torre-Rapunzel

Lo más característico de Rapunzel era su largo pelo, que le ayudo a que su príncipe pudiese salvarla. Sin embargo, este síndrome está vinculado a un desorden de la personalidad que hace que una persona coma cabello de forma compulsiva, creando un problema gastrointestinal al formarse una cola de pelo extendida a lo largo del estómago y el intestino.

 

Síndrome de Madame Bovary

madame_bovary

El personaje Madame Bovary de la célebre novela también da nombre a un síndrome. Lo sufren mujeres que, al igual que nuestra protagonista, tienen una insatisfacción afectiva crónica. Es decir, viven buscando un amor ideal que no existe, buscan su alma gemela. Esto les lleva a amores imposibles y relaciones inconvenientes. Es muy posible que estas mujeres hayan tenido una experiencia traumática que conducen a la necesidad de atención por parte de los hombres.

 

El síndrome de la Bella Durmiente

Al igual que la Bella Durmiente, las personas que lo padecen tienen excesiva somnolencia y llegan a dormir 18 horas diarias como mínimo. También se tiene desorientación, agresividad o sobrealimentación compulsiva. Estas últimas características no las compartía nuestra protagonista, aunque da nombre a este curioso síndrome.

19178884.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Síndrome de Otelo

El escritor William Shakespeare dibuja en su obra Otelo a su protagonista como una persona excesivamente celosa y obsesionada con la infidelidad de su pareja. Por tanto, este síndrome es una encarnación de la actitud y pensamientos de Otelo hacia Desdémona, su amada.

Síndrome de Stendhal

Este síndrome provoca palpitaciones, vértigo, confusión o elevado ritmo cardiaco cuando el individuo es expuesto a obras de arte. También se conoce con el nombre de estrés del viajero. Denominado así por el escritor francés del siglo XIX con el mismo nombre, ya que fue el primero en dar una descripción detallada: “Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

 

Síndrome de Peter Pan

Este término ha sido aceptado en la psicología popular desde la publicación de un libro en 1983 titulado The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up del Dr. Dan Kiley. Es un síndrome muy conocido y muy usado en la vida cotidiana, sin embargo no se considera una enfermedad psicológica existente. ¿Cuáles son sus características? La persona que lo padece tiende a la inmadurez y al narcisismo. Al igual que le ocurre a Peter Pan, que se resistía a crecer o se enfadaba con Wendy cuando quería ser responsable y hacer las cosas como una persona adulta las haría. Por este motivo, las personas que lo tienen son irresponsables, rebeldes, egocéntricas, arrogantes, muy dependientes, odian el compromiso y niegan el envejecimiento.

anigif_enhanced-buzz-29999-1416940382-4

Síndrome de Huckleberry Finn

Según este, la persona que lo padece tiende a evadir las responsabilidades de una persona adulta y se cambia de trabajo con frecuencia. Al igual que en el síndrome de Peter Pan, hay una negación del compromiso, no se asumen las responsabilidades de la edad adulta. Está inspirado en la novela Las aventuras de Hucckleberry Finn de Mark Twain, considerado como el Dickens estadounidense. Cuenta las aventuras que pasan Tom Sawyer y Huck, siendo una continuación de Las aventuras de Tom Sawyer.

Síndrome de Dorian Gray

El Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde es una novela en la que un pintor se inspira en la belleza del joven Dorian Gray para sus cuadros, sin embargo, Dorian se da cuenta de que esta belleza no es para siempre, que todo se marchita. Desea tener siempre la edad que tenía cuando pintaron el cuadro, y así es, Dorian será joven, pero su cuadro va envejeciendo. Esta idea de permanecer siempre joven está relacionada con el trastorno dismórfico corporal, o síndrome de Dorian Gray, que lo poseen personas narcisistas y lleva a excesivos tratamientos quirúrgicos estéticos.

“La razón por la que no presentan este cuadro es que me temo que he mostrado en él el secreto de mi propia alma.” Oscar Wilde

Anuncios

3 comentarios en “Síndromes literarios

  1. Pingback: Oscar Wilde | Palabras enmascaradas

  2. Pingback: El niño que no quería crecer – Palabras enmascaradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s