Frankenstein o el moderno Prometeo

220px-RothwellMaryShelley

Otro día más, os traemos una de las obras más conocidas de la literatura de terror, supongo que, hoy en día, no hay nadie que no haya oído hablar de Frankenstein. En mi opinión, los títulos de los libros son casi tan importantes como la obra en sí pues, en ocasiones, nos dan pistas que nos ayudan a su comprensión. El título original de la obra de Mary Shelley es Frankenstein o el moderno Prometeo, como vemos, ya en el título hay una clara referencia a la mitología griega y esta será una de las claves interpretativas de la obra. Por tanto, antes de comenzar con la lectura y el análisis de la obra lo que debemos preguntarnos es quién es Prometeo.

Prometeo

Heinrich_fueger_1817_prometheus_brings_fire_to_mankind

Según la mitología griega, Prometeo era el hijo de Jápeto y Clímene y sus hermanos eran Atlas, Epimeteo y Menecio. Zeus le encargó a Prometeo la misión de poblar la Tierra, así que, junto a su hermano Epimeteo se dispusieron a crear a las criaturas que habitarían en la Tierra. Epimeteo, por su parte, se decidió por hacer una gran variedad de criaturas, dotándolas de: alas, plumas, garras, aletas etc.; Prometeo, sin embargo, quiso realizar una criatura que se asemejara a los dioses y la realizó con gran minuciosidad, tanta que fue demasiado lento y su hermano ya había utilizado todos los dones que Zeus les había otorgado, de este modo, la creación de Prometeo fue el hombre. Durante el invierno, el hombre pasaba mucho frío por las noches, Prometeo sintió pena y decidió robarles el fuego a los dioses y, así, los hombres pudieron calentarse. Además, les dijo a los humanos que quemasen ofrendas a los dioses, sacrificaron un gran toro y le ofrecieron a Zeus dos platos de carne para que eligiera. Sin embargo, Prometeo había ideado un plan, uno de los platos era carne cubierta de huesos, de forma que parecía menos apetecible y, el otro consistía en un montón de huesos que había cubierto con apetecible grasa. Zeus sucumbió al engaño y eligió el plato de huesos, al darse cuenta, se enfureció y decidió vengarse. Para conocer más sobre esta venganza visitad nuestra entrada de mitos y leyendas donde contamos el mito de Pandora (continuación del de Prometeo):

https://palabrasenmascaradas.wordpress.com/2015/10/21/mitos-y-leyendas/

Por tanto, podemos decir que Prometeo desafió a Zeus y rivalizó con él, ¿no ocurre lo mismo en la historia de Mary Shelley? ¿No estaba Víctor Frankenstein jugando a ser Dios y luego tuvo que pagar las consecuencias de sus actos? Parece que ambos mitos nos tratan de decir que debemos medir nuestros actos porque, con el tiempo, tendremos que sufrir las consecuencias de los mismos, la ambición desmesurada conlleva consecuencias desastrosas. No podemos jugar a ser Dios y no podemos desafiar a los dioses.

 Frankenstein

Frankenstein_monster_Boris_Karloff

Frankenstein se publicó por primera vez en el siglo XIX, es una obra que a nadie deja indiferente y que ha gozado de gran repercusión gracias a sus adaptaciones cinematográficas y a la gran cantidad de referencias a ella que encontramos en la cultura popular. No voy a narrar el argumento de la obra porque considero que, en mayor o menor medida, es conocido por todos y, por ello, voy a centrarme en lo que realmente nos interesa. Como hemos visto, el título nos da la clave interpretativa de la obra, el título hace referencia a uno de los mitos más conocidos de la Antigüedad y, no solo eso, sino que lo compara e iguala al relato que nos van a contar. ¿Qué deducimos de esto? Que la historia que se nos presenta es un mito como cualquier otro de la Antigüedad, es decir, Shelley nos mitifica su obra antes de comenzarla, esto es algo muy interesante porque, como sabemos, los mitos tienen fines explicativos y educativos. Sirven para dar respuesta a algunos de los hechos de la naturaleza, para comprender el mundo que nos rodea y, a su vez, nos enseñan a vivir en él. Por tanto, no debemos leer Frankenstein como un simple relato de terror, sino que tenemos que sumergirnos en él para ver su verdadero significado y entender qué quería decirnos Shelley.

Existe la creencia de que Frankenstein es el monstruo, sin embargo, es el apellido de su creador Víctor, el monstruo carece de nombre; simplemente, se describe a lo largo de toda la obra como ‘monstruoso’. Víctor es un científico ambicioso que juega a ser Dios, desafía las leyes de la naturaleza y crea la vida, ¿qué mayor aspiración para un hombre puede haber que la de jugar a ser Dios? La obra nos invita a reflexionar sobre los límites del ser humano, no es de extrañar porque se escribió en pleno siglo XIX, la humanidad estaba cambiando, y comenzaban a llevarse a cabo importantes avances en medicina, ciencia etc. El ser humano es ambicioso y curioso por naturaleza, desde la Antigüedad se ha intentado buscar un sentido a la vida, una explicación al mundo y también a la muerte. Lo que no conocemos nos sorprende, atrae nuestra atención y queremos investigarlo; no nos conformamos con ser, queremos saber por qué somos y por qué seguimos siendo. Los animales, a diferencia de nosotros, no son conscientes de su existencia y esto supone una gran ventaja para ellos, nuestro mayor mal es, precisamente, el de ser conscientes de que existimos. No es malo plantearse ciertas cuestiones, tratar de comprender lo que nos rodea y buscar respuestas, el problema está en que cuando la ambición por el conocimiento es tan grande que desafía las leyes de la naturaleza (o de los dioses), las consecuencias de nuestros actos pueden ser terribles. Víctor, al igual que Prometeo, sufrirá los desagradables efectos de sus actos.

images (1)

Otro aspecto muy interesante es que en esta obra se produce un diálogo creador-creación, donde el creador debe escuchar las peticiones de su creación pues, vive atemorizado por ella y quiere poner solución. La creación pide que finalice su obra creando una mujer semejante a él y, de esta manera, no estar solo; este hubiera sido el fin a los problemas de Víctor pero, en el último momento, el creador cambia de opinión porque se arrepiente de lo que ha creado y, a causa de esta decisión, se desencadenan más desgracias.

En un mundo en el que las nuevas tecnologías y los avances científicos están a la orden del día deberíamos plantearnos hasta qué punto es bueno seguir avanzando; cada día vamos más deprisa, hace unos años nadie se imaginaba que sería posible escuchar música en un teléfono, ver a una persona que está a kilómetros de distancia y hablar con ella en tiempo real y ya nadie se acuerda de las cintas en VHS o de los carretes de fotos… En definitiva, Frankenstein es una historia de terror, pero de un terror humano y no sobrenatural como parece en un principio; no debemos temer a los monstruos, sino a los humanos. Esto me recuerda a una escena que apareció en la segunda temporada de la serie estadounidense American Horror Story en la que la hermana Jude (Jessica Lange) le dice a Kit Walker (Evan Peters) la siguiente frase: “Todos los monstruos son humanos”. Curiosamente, es una temporada ambientada en un hospital psiquiátrico llevado por religiosos, aparecen temas como la experimentación con humanos  y se plantean cuestiones como el bien y el mal. La obra de Shelley ha influido profundamente en la cultura de masas, tenemos un sinfín de ejemplos de Frankenstein en el cine, televisión etc. Para terminar, me gustaría resaltar que esta obra sigue estando de actualidad, incluso más que en el momento de su publicación, es como si la autora hubiera querido hacer una llamada de atención a la humanidad. Me gustaría que pensáramos en Frankenstein como algo más que un simple fenómeno de masas, me gustaría invitaros a releerla y a reflexionar sobre algunas de las cuestiones que hemos tratado.

frase-por-que-razon-el-hombre-se-vanagloria-de-poseer-una-sensibilidad-superior-a-la-del-bruto-si-mary-shelley-171751

“El sueño de la razón produce monstruos” Francisco de Goya.

Anuncios

2 comentarios en “Frankenstein o el moderno Prometeo

  1. Pingback: Ciencia, tecnología y, por supuesto, literatura | Palabras enmascaradas

  2. Pingback: Las mujeres y la literatura – Palabras enmascaradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s